ELENITAS

Juana Peñate Montejo

(Tumbalá, Chiapas, México, 1979) Hablante de la lengua Ty’añ (CH’ol). Estudió Licenciatura en Derecho. Realizó los diplomados de creación literaria y de fortalecimiento de liderazgo de mujeres indígenas y afrodescendientes. Es promotora, gestora cultural, conductora de radio y televisión, traductora, docente y poeta. Ha publicado poemas de forma bilingüe en la revista Nuestra Sabiduría, colaboró en el libro Palabra Conjurada, voces y cinco cantos editorial Fray Bartolomé de las Casas A.C. Publicó el poemario, K’aba’ mach chäñ ñäch’älix/Mi nombre ya no es silencio, editado por el Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Chiapas, el poemario Ipusik’al matye’lum/Corazón de selva, por Pluralia Ediciones y ibusts’iñtyel lum/Sahumerio a la tierra, por la Universidad Autónoma de Chapingo. Su poemario Ipusik’al Matye’lum/Corazón de selva se encuentra traducido al inglés, algunos otros poemas están traducidos al portugués e italiano. Ha participado en diferentes festivales culturales y literarios. Ganó el segundo lugar en el concurso de cuento “Y el Bolom dice” 1997. Ganadora del premio de poesía a la mejor obra inédita Pat o’tan emisión 2000. Obtuvo el Premio de Literatura Indígenas de América (PLIA) en 2020.

Maxtyobä tyälbilik ipusik’al

Ñajty, che’ bajche’ maxtyojbä tyälbilik ipusik’al ñäch’tyälel,

chämeñ che’ bajche’ ilojk jochkälambä,

puts’em cha’añ ixojo’lel pa’,

wä’äch añoñi, che’ bajche’ jumpäjk’ ñajal,

mosbiloñ tyi chim tyokal yik’oty tsajbä ja’,

ochembä tyi tsuwañ ik’ajel

che’ tyi yernes lak ch’ujuña’ icha’añ chämelob.

Tyi yujts’il jiñi ik’

k’uñtye’ mi ñumel majlel,

ich’äk’tyälel

tyejklum xty’añob.

Joñoñ.

Corazón intacto

Lejos, como el corazón intacto del silencio,

marchita como la espuma de la ausencia,

esquivada por el tornasol del río,

aquí estoy, gota de sueño,

vestida en la red de nube y mar,

hundida en la fría tarde

del viernes en la luna de muertos.

Esencia del aire

trascurro paulatina,

átomo del pueblo Ch’ol.

Soy.

Tsolts’ijboñ

Mi’ iyälob cha’añ xojokñäyeloñ matye’el lok’embä ilayi,

mi iyälob cha’añ itsajakñäyeloñ kolem matye’ wits.

Mi’ iyälob cha’añ mi kpuk ñumel itsajakñäyel xotyñu’p’ulbä

mi iyälob kpächälel tsajakñaj tyi pa’.

Mi iyälob cha’añ ts’ijboñ yik’oty säkjamtyäleloñ ili lum.

Mi iyälob cha’añ joñoñäch, chä’äch mi kmujlañ mel kbäj.

SOY ALFABETO

Dicen que huelo a hierba nacida en esta selva,

que mi cuerpo tiene fragancias de montaña.

Dicen que esparzo un ambiente de huerto,

que mi piel está impregnada de perfume de río.

Dicen que soy alfabeto y luz de esta tierra.

Dicen que soy, y que así me manifiesto.

Ñumeñ mi jkajel tyi kolel bajche’ k’uxel

Jiñi bä’bäk’eñbä soñ woli tyi xämbal yik’oty ik’,

ñäch’al ipusik’al la kpi’äl,

che’ bajche’ alä säkäñañbä wi’tye’ iyuk’el,

ya’ much’ty’ojbil ibäk’tyal tyi kajoñtye’.

Mach uts’atyik ik’äb jiñi wiñik,

che’ix bajche’ jek’oñib mi iñumel tyi’ bäk’tyal p’ump’umbä,

iliyi yajach-añ, yajach-añ,

tyi k’iñ tyi k’iñ tyi ye’bal k’iñ.

Woli ich’ujutyesäbeñob ibäktyal,

säkpo’ts’añ iwuty yik’oty ch’ijiyem ich’ujlel,

woli  ixä’bob ibä uk’el yik’oty ch’ujutsesayaj

jiñi ch’ujutyesayaj che’ bajche’ k’uxbä k’ay.

Ilayi xty’añ xtsotsilob,

Ixi xty’añ tseltalob,

wätyobä añob ilayi  xty’añob woli imukbeñob isumlel tyi mukoñi’bäl.

Ka’bäl sokembä ña’tyi’bal,

che’ bajche’ ja’al woli tyi yajlel jiñi ch’ich tyi pejtyel k’iñ.

Jiñi ch’elbä x-ixik, melbil, mosbil tyi’ ity’añ xty’añob,

tsiltsilñaj mi iyajlel tyi ibuchlibäl,

ya’ tyi tsileñtyikbä ityi’ jump’al ty’añ:

“Ñumeñ mi jkajel tyi kolel bajche’ k’uxel”.

Voy a crecer más que el dolor

La música lúgubre viaja con el viento,

el corazón de la compañera calla,

sus lágrimas pequeñas y transparentes raíces,

un cuerpo destrozado en el ataúd.

Cobarde son las manos del hombre,

convertidas en flechas enemigas,

cruzando el cuerpo indefenso,

éste yace siempre, siempre día a día bajo el sol.

El cuerpo velado,

su rostro pálido y su espíritu entristecido,

el llanto se confunde con el rezo

y el rezo se convierte canto doloroso.

Aquí los poetas tsotsiles,

Allá los poetas tseltales,

Más acá los poetas choles vagan con su verdad por el cementerio.

Tanto coraje en los pensamientos

por la lluvia de sangre el día entero.

Ella, recia mujer, hecha y protegida con el lenguaje chol,

temblorosa, cae pesada al banco,

en sus labios resecos, una frase:

“Voy a crecer más que el dolor”.

FORMULARIO DE CONTACTO

Si quieres comunicarte con nosotras directamente utiliza el siguiente formulario de contacto y revisa pronto tu correo electrónico para que veas nuestra respuesta.